Buscar este blog

jueves, 28 de julio de 2011

Que Calor (Poesia Infantil)

¡Qué calor!
El camello Amador
pasa mucho calor.
Es que, entre duna y duna,
no hay corriente ninguna.

Está el pobre hasta el gorro
de sudar siempre a chorros,
y hasta la coronilla
de utilizar sombrilla.

Es que a cincuenta grados
no hay refrescos ni helados
que alivien el bochorno.
¡El desierto es un horno!

Se refresca el hocico
moviendo el abanico.
Y, cuando se le antoja,
se moja y se remoja.

Mas al atardecer,
sin saber ya qué hacer,
abre un libro que un día
le regaló su tía.
Y conoce a Manolo,
un pingüino del Polo
que patina en el hielo
con su hermano gemelo.

Se lo pasa genial,
porque un niño esquimal
a ver su iglú lo invita.
¡Qué casa tan bonita!

Descubre de repente
que puede, con su mente,
volar a Terranova
sin mover la joroba.
Divertido, Amador,
se olvida del calor.
Hace viajes librescos
a lugares muy frescos.

Se echa junto a un arbusto
y está la mar de a gusto
con un libro delante.
¡Leer es fascinante!

 Autora: Carmen Gil

No hay comentarios:

Publicar un comentario